Tag Archives: sega

Viciados Podcast: Una ración de Mega CD

23 Ene

En el tercer programa de la temporada, tenemos de invitado al amigo Batorpider, para hablar sobre la Mega CD de Sega como tema principal.

Segacd

Aquí os dejo el sumario del programa y el enlace de descarga:

1. Batorpider y sus cosas
2. Tema: Mega CD
3. Cosas que hemos jugado recientemente
4. Anime y videojuegos con Gelchan y Tomo
5. PC con Marxianna

DESCARGA —->  http://www.ivoox.com/viciados-podcast-2×03-22-01-2013-audios-mp3_rf_1725952_1.html

Anuncios

Scud Race (Arcade) – por Sasel

28 Oct

La máquina que me hizo soñar.

Sistema: Arcade
Género: Conducción.
Desarrolladora: Sega
Publicado por Sega
Fecha de lanzamiento: Arcade (1996)

Era verano de 1997 cuando me adentré junto a mi hermano en el mejor salón recreativo de Marbella. Las máquinas cuales sirenas nos susurraban al oído con su dulce voz que gastasemos nuestro dinero en ellas, y claro, eramos pequeñitos y teníamos poca voluntad. Caeríamos seguro bajo su influjo pero la cuestión era en cuál sucumbiríamos. Bajo un baño de colores llamativos mi hermano se decidió asiendo una pistola por el The House of the Dead, pero yo no quería gastar asi como asi mis doscientas pesetas asi que escudriñé una a una todas las máquinas. Todas me encantaban por eso era tan difícil decantarme.
Lo fue hasta que la vi a ella. Era diferente. Era…única, enseguida me di cuenta. Me senté en su asiento sin apartar mi mirada de su pantalla. No pestañeaba, no quería perderme ninguna de aquellas imágenes. Agarré el volante con fuerza y eché mis monedas en ella. ¿El resto? Los tres minutos más intensos de aquel año.
Por la noche soñé con ella. Conducía yo mismo uno de esos maravillosos coches y competía en un mundo mágico. Jamás olvidaré aquel sueño. Gracias Sega. Gracias Scud Race.

¡Alucino colegaaaaaa!

La conducción en este juego suponía una experiencia arcade parecida a la que ofrecía Daytona USA en cuanto a jugabilidad. Constantemente derrapábamos para salvar a velocidad de vértigo las curvas. El secreto estaba en tener muchos reflejos y en saber cuando levantar el pie del acelerador. La sensación de control sobre el coche era absoluta y la suavidad con la que se movía me hizo pensar que estaba ante el mejor juego de conducción que había jugado en mi vida. Porque los gráficos eran los que te encandilaban a echar el dinero pero lo que hacía que repitieses una y otra vez era su jugabilidad. Podías elegir entre cambio de marchas automático o manual (4 marchas) y las carreras las formaban una parrilla de 40 corredores. Perdías cuando se te acababa el tiempo al ser demasiado lento como para pasar por el siguiente Checkpoint.

Vaya traserito tienes.

Podías elegir entre cuatro coches: Porsche 911 GT2, el más lento y el más sencillo de conducir. Para jugadores novatos. Era amarillo con una franja roja.
El Ferrari F40 GTE era el coche más balanceado de todos y mi favorito por su magnífico aspecto. Era azul y amarillo.
El Dodge Viper GTS-R era el especialista en curvas cerradas, también era el segundo más lento. Era plateado con franjas azules.
El McLaren F1 GTR era el más rápido y el más complicado de controlar. Era azul y naranja.

Los circuitos eran: Dolphin Tunnel, el primero, el más fácil y al que cualquier jugador se le quedaba grabado en mente. Había varios efectos de inclinaciones chulísimos pero lo que más molaba era pasar por debajo de un acuarium. La canción que acompañaba a este circuito era absolutamente buena. Vibrante a más no poder.
Twilight Airport, el segundo, no era tampoco muy difícil de pasar y transcurría de noche. Corríamos en un aeropuerto, las inclinaciones eran más suaves y aunque estaba chulo era el circuito que menos lucía.
Mystic Ruins, el tercero, ya era más complicado que los anteriores y requería de mayor habilidad al volante. Podíamos ver una pirámide azteca y diversas cataratas. El aspecto en general es de paisaje montañoso. Aquí solo hay 30 corredores.
Classic Castle es el más difícil con mucha diferencia. Corremos dentro y en los alrededores de un castillo. Comenzaremos en un pueblecito lleno de detalles como un acueducto romano o un coliseo. Dentro del castillo alucinaremos. Solo había 20 corredores.

Bajo el maaaaar , la la laaaaa.

Hablar del apartado visual de Scud Race es hablar de magia, de imaginación y de talento, muchísimo talento. El modelado de los coches era perfecto, el diseño de los circuitos era genial empleándose a conciencia para maravillar al jugador con algo nuevo. Las animaciones eran suavísimas y los juegos de luces…en aquella época esto era lo que te dejaba anodadado por encima de todo. Te quedabas con la boca abierta, sin más.

Carreras en una catedral…maravilloso.

El sonido estaba muy bien en donde destacaba aquellas canciones tan arcade y con tanto ritmo. La mezcla de techno y rock es muy buena pero sobretodo destaca la canción del circuito de Dolphin Tunnel. Una de mis favoritas de los videojuegos en donde se respira buen rollo por los cuatro costados. Si estas de bajón ponte esta copla.

Más que jugar con esta máquina Scud Race jugaba contigo. Jugaba a sorprender con sus numerosas inclinaciones dando una extraña sensación de vértigo al ir a una velocidad demencial. Y es que la sensación de velocidad en este juego es absoluta, en todo momento sabes que vas volando por el asfalto. Es extraño el protagonismo que tiene cada túnel porque cuando los veías de lejos sabías que te iba a esperar otro espectáculo más gráfico. Era un juego difícil ciertamente, ya que había muchos coches rivales que te estorbaban y si te chocabas contra ellos desacelerabas lo suficiente como para que el tiempo siempre te estuviese agobiando. Por increíble que parezca este juego jamás fue portado a ninguna consola. Primero se pensó en la Saturn pero aquella se quedaba corta en cuanto a Hardware. Después en la Dreamcast, pero por razones desconocidas se canceló el proyecto.

La mítica luz al final del túnel.

Scud Race era un compendio de emociones fuertes. El vértigo se mezclaba con la euforia. La adrenalina fluía por las venas a borbotones y el corazón bailaba al ritmo de la música. Potencia pura, imaginación y magia.

Nota: 9´75

Vídeo —> http://www.youtube.com/watch?v=E9t9FZOeSi0

Canciones:

Sega Super GT – Groovin Daylight (Dolphin Tunnel)
http://www.youtube.com/watch?v=GnbB-pBhwRs

Sega Super GT – Flight in the Dark (Twilight Airport)
http://www.youtube.com/watch?v=DlyF34U2gp4

Sega Super GT – Ancient Voice (Mystery Ruins)
http://www.youtube.com/watch?v=6yWf0xbh2zA

Sega Super GT – Breeze of the Middle Ages (Classic Castle)
http://www.youtube.com/watch?v=1UtwI2yzFCg

Kingdom Grandprix: Shippu Mahou Daisakusen (Saturn) – por Sasel

17 Oct

Gazpacho de géneros.

Sistema: Sega Saturn.
Género: Shmups (matamarcianos).
Desarrolladora: Eighting/Raizing.
Publicado por Gaga.
Fecha de lanzamiento: Arcade (1994), Sega Saturn (1996).

Buceando en el extenso catálogo de la Saturn podemos encontrar cualquier tipo de shmup. Los hay con scroll vertical y horizontal. Los hay en 3D y en 2D. Los hay futuristas, paródicos, épicos…pero cuando te das cuenta de la magnitud y variedad es cuando te encuentras con este juego. La mezcla no puede ser más extraña. Shooter y carreras. Sí, aunque parezca mentira Kingdom Grandprix nos invita a disfrutar de un campeonato en el cual además de sobrevivir debemos quedarnos en primera posición de una carrera frenética. Solo faltaba que uno además de estar pendiente de las balas enemigas lo estuviese también de los pilotos rivales. Doble tarea. Doble dificultad. Doble diversión.

Ahí están los valientes corredores.

Durante décadas el reinado ha estado en guerra. Mucha gente inocente ha sufrido y muchos soldados buenos y valerosos han caído en la batalla. Pero el rey ha tenido una idea. Crear una carrera cuyos participantes provengan de cualquier lugar del reino para unirlos. La guerra cesa y el pueblo sigue la competición con admiración. Admira a los héroes que se enfrentan en tan épicas carreras.

La diversidad que no falte.

En este shooter de scroll vertical la finalidad no es sobrevivir sino quedar primero en el campeonato con lo cual obliga al jugador a arriesgar vidas por tal cometido. De nada sirve que lleguemos al final del juego habiendo quedado en una mala posición. Cada pantalla será una carrera en la cual se recompensará al ganador con nueve puntos. Al segundo clasificado con seis. Al tercero con tres y al cuarto con uno. Los demás no puntuan. Habrá seis carreras en total y el que más puntos haya acumulado será el vencedor del campeonato.
Para ganar velocidad deberemos posicionar nuestra nave en la parte superior de la pantalla, cosa bastante arriesgada. Si por el contrario jugamos con la nave en la parte inferior disminuirá la velocidad. También podemos ir más rápido dejando el botón A pulsado pero al hacer esto no podremos disparar. Vamos que si queremos ir rápido nos la tenemos que jugar ante el fuego enemigo.El botón A también sirve para disparar. El botón B lanzará la típica bomba salvavidas y el botón C dispara sin parar (rapid fire).
Hay diversos items que siempre serviran para reforzar nuestra nave en cuanto a potencia de fuego, nunca afectaran a la velocidad.

¡Muere de una vez que me retrasas!

Visualmente este juego puede estar por debajo de otros títulos de la Saturn pero aún asi resulta agradable. Los diseños están bien pero es cierto que ninguno destaca especialmente. El universo del juego es de fantasía medieval. Cumplen de sobra pero sin lucirse.

Hemos ganado de paliza.

Los efectos sonoros son normalitos pero la banda sonora está bastante bien. No hay mucha diversidad de canciones ni tampoco sus sonidos son de alta calidad pero las melodías están bastante chulas. Flag Race , la canción de la segunda pantalla, es pura adrenalina y es muy pegadiza.

Al final de la primera fase seremos recompensados con la oportunidad de elegir entre dos niveles. Una vez terminada la segunda fase también se nos dará a elegir entre dos niveles. Asi sucesivamente hasta que el final de la quinta fase nos darán a elegir tres niveles distintos. Con lo cual el campeonato se compone de seis fases. Sin embargo el juego alberga doce niveles distintos. Esto sumado a la estrategia a seguir en cada nivel para que seamos rápidos además de letales para con nuestros enemigos dotarán al juego de una gran variedad y la seguridad de que ninguna partida será igual que la anterior.
Los jefes no se puede decir que sean finales ya que aparecen a mitad de la pantalla siendo un hueso duro de roer en nuestra carrera hacia la meta.
Los ocho personajes son totalmente distintos entre si presentando diferentes disparos y bombas. Y no creais que os van a poner las cosas fáciles. Sobrevivir será difícil pero ganar el campeonato con un solo crédito será una tarea titánica.

Drácula ya está hasta en la sopa.

Kingdom grandprix es una rareza. Una apuesta imposible de una compañía pequeña. Un regalo más que tenemos que saber apreciar. En este juego han trabajado gente de Toaplan y de Compile con lo cual como shooter la calidad está asegurada pero su concepto lo convierte en algo único, en algo muy adictivo y, definitivamente, en algo extravagante.

Nota: 7

Video —> http://www.youtube.com/watch?v=X7Gv7WbGoYY

Canciones:

Shippū Mahō Daisakusen : Kingdom Grand Prix – Flag Race

http://www.youtube.com/watch?v=r6a_GiQeMF4

Shippū Mahō Daisakusen : Kingdom Grand Prix – Lead Departure

http://www.youtube.com/watch?v=EZ9-iNU1tEg

Shippū Mahō Daisakusen : Kingdom Grand Prix – Restless Night

http://www.youtube.com/watch?v=SKkHzrO0oIw

Shippū Mahō Daisakusen : Kingdom Grand Prix – Saddle Horn

http://www.youtube.com/watch?v=nyulUV-1QUk

Digital Pinball – Last Gladiators: con un par de bolas

20 Mar

Traigo hoy algo diferente al blog, mientras presencio la nieve en el exterior. La saga Digital Pinball, para Sega Saturn, contó con dos títulos a cargo de la desconocida compañía Kaze. El primero, este Last Gladiators, se comercializó en todas las regiones, pero el segundo de ellos (el Necronomicon), se quedó en tierras niponas.

Sobre un juego de pinball suele haber poco que comentar. En este caso, sin embargo, me gustaría hacer referencia a un par de cosas. En primer lugar, decir que contamos con cuatro mesas distintas y que están perfectamente equilibradas en cuanto a dificultad, puesto que tenemos dos mesas que podríamos llamar “fáciles” (la primera y la cuarta, Gladiators y Warlock), y dos mesas “difíciles” (la segunda y la tercera, Knight of the Roses y Dragon Showdown). En concreto la tercera es la más difícil con bastante diferencia, por lo complicado de activar las distintas misiones y activar el Multiball. En conjunto, como digo, hay mesas tanto para gente inexperta como para aquéllos que se consideren maestros de los pinball, y eso creo que es un punto a destacar.

 Mesa 1, “Gladiators”

Mesa 4, “Warlock”

En segundo lugar me gustaría hacer mención de las excelentes físicas que se han conseguido en el juego, ya que considero que es el aspecto que más dudas puede sembrar entre los jugadores. Es evidente que jugar a un pinball real es una experiencia única e incomparable, pero dentro de lo que cabe, y aceptando que se trata de un videojuego, creo que el esfuerzo invertido en trabajar este apartado dio sus frutos, puesto que no deja de sorprenderme partida tras partida lo logrado que está el título en ésto.

Por lo demás hay que comentar que el aspecto visual de las mesas, como podéis ver en las capturas, es estupendo. La banda sonora del juego también es notable, y ayuda sin duda a dar dinamismo y ambiente a las partidas. Mi mesa favorita siempre ha sido la cuarta, tanto por su diseño, como por las divertidísimas misiones. Tiene además algunos de los temas musicales que más me gustan del juego, con lo cual creo que no hay lugar a la duda, al menos para mí.

Soy consciente de que recomendar un título de pinball puede parecer algo extraño, pero puedo garantizar que en cuanto os echéis un par de partidas vais a estar viciados a muerte con este Last Gladiators, y superar vuestros récords se va a convertir en una lucha sin tregua.  A ver si os lanzáis a la piscina, y me comentáis vuestras impresiones.